Habilidades visuales, atención sostenida y lógica matemática con Panic Lab

Para hoy tenemos un juego que, aunque tiene una caja pequeña da para muchas horas de diversión. Es el Panic Lab. Viene en un formato muy apropiado para llevártelo de viaje.

Dentro de esta caja encontramos una gran cantidad de tarjetas chiquititas con varios dibujos. En la mayoría de ellas encontramos unos bichitos con formas de babosas o amebas, los hay de distintos colores y con varios estampados.

Panic Lab caja

Además hay una serie de tarjetas especiales que nos irán complicando un poco el juego para darle más emoción y hacerlo más divertido, unas rejillas de ventilación, laboratorios de distintos colores y unas tarjetas que harán “mutar” al bicho que estemos buscando.

tarjetas panic lab

Junto a las tarjetas vienen unos dados que nos indicarán qué tenemos que hacer.

panic lab dados

La dinámica del juego es sencilla: Se colocan las tarjetas en círculo, se lanzan los dados y se busca el bicho que corresponda en cada ronda. Cada dado indicará una cosa diferente. El primero de ellos nos indica desde qué laboratorio hay que empezar la búsqueda y en qué dirección, el segundo indicará la forma, el tercero los colores y el cuarto el estampado.

En cada partida se colocarán las tarjetas de manera diferente así que en cada ocasión tendremos un tablero diferente para jugar.

juego panic lab

¿Qué podemos mejorar con este juego?

Con él mejoramos algunas habilidades visuales. Es necesaria una gran capacidad de rastreo para pasar nuestra mirada por las tarjetas y encontrar el “bicho” que estamos buscando. Hay que pasar los ojos por las tarjetas e identificar rápidamente si el que hay dibujado es o no el que estamos buscando. Por eso nuestro procesamiento visual irá siendo cada vez más rápido.

Para saber cuál estamos buscando necesitaremos tener una imagen clara en nuestra cabeza de cómo tiene que ser. La estrategia más eficaz para esto es la visualización. Esta habilidad será muy útil en muchos momentos de nuestra vida: para planificar cómo ir a un sitio nuevo, para resolver un problema, para imaginar cómo queremos que nos quede un dibujo, para pensar la nueva decoración de la habitación…

Mejoraremos también nuestra atención sostenida, la motivación de ganar cada ronda nos ayudará a esforzarnos para mantener nuestra atención a pleno rendimiento el máximo tiempo posible. De esta manera conseguiremos que este tiempo sea cada vez mayor y podremos estar más tiempo atentos en todas las actividades del día a día, ya sea en clase o en el trabajo.

También estaremos trabajando la lógica – matemática, con las tarjetas de mutaciones estaremos cambiando las cualidades del “bicho” que estamos buscando. Esta habilidad nos ayudará a tener un buen razonamiento lógico para obtener buenas conclusiones a partir de la información que tengamos disponible.

Para monitores y educadores, es un buen juego para comenzar una sesión, un juego rápido de explicar y fácil de entender para pasar un rato divertido antes de entrar en materia. La caja es pequeña así que es muy fácil de transportar y se pueden jugar en grupos grandes, el juego recomienda hasta 10 jugadores, pero desde mi punto de vista admite alguno más.

En definitiva es un juego rápido, muy divertido y que nos ayuda a mejorar la manera en que procesamos toda esa información que nos llega por vía visual al tiempo que pasamos un rato divertido.

Si lo quieres, aquí lo tienes: PANIC LAB.

juego de mesa panic lab

Si quieres recibir las entradas del blog directamente en tu mail, rellena este sencillo formulario:

El Almacén de Juegos

El Almacén de Juegos

Sí!! Se puede jugar a Juegos de Estrategia con niños muy pequeños.

Mucho se sabe y se conoce de juegos de estrategia para jóvenes, adultos y niños a partir de los 8 ó 10 años, pero, ¿qué pasa con los niños que son más pequeños? ¿Tienen que esperar a cumplir los 10 años para poder disfrutar de una tarde de estrategia en familia?

Devir se ha hecho cargo de ellos y ha adaptado dos de sus juegos estrella para ello. Catán y Carcassonne JUNIOR son una realidad, juegos recomendados a partir de 6 y 4 años respectivamente. Los famosos juegos de estrategia simplificados con normas adaptadas a las mentes más jóvenes de la casa. Lo que no quiere decir que los adultos no puedan pasar buenos ratos con ellos.

En Carcassonne Junior nos olvidaremos de estar contando puntos y de intentar adivinar qué granja será la más productiva al final de la partida. Aquí todo es más sencillo. Cada jugador comienza la partida con 8 muñecos de madera de un color determinado, cada jugador tiene su propio color. Además tenemos una serie de cuadrados de territorio que colocaremos en una torre y dejaremos boca abajo sobre la mesa. Por turnos se irán cogiendo estás piezas de terreno y colocando de manera que se toquen por uno de sus lados y continúe el dibujo de uno en el siguiente.

DSC_0379 copia

En esta versión gana el jugador que antes consiga colocar todos sus muñecos sobre el tablero. En las piezas de territorio hay dibujados niños con los colores de 4 jugadores que corretean por los caminos. Caminos a los que tendremos que estar muy atentos porque, cuando uno de ellos esté terminado, podremos poner sobre él tantos muñecos de cada color como estén dibujados.

DSC_0373 copia

Con Carcassonne Junior los más peques de la casa podrán pasárselo en grande mientras desarrollan su mente, desarrollan su capacidad de visualización y anticipación, además de practicar el rastreo visual.

Por su parte, Catán Junior nos traslada al mundo de los piratas. En esta versión no somos colonos recién llegados a una isla sino temibles piratas que viven en su guarida entre islas. En este juego tenemos un tablero de doble cara, una para dos jugadores y la otra para 3 y 4. En ambos tableros tenemos marcados dos círculos y dos barcos con los colores de cada jugador, serán las guaridas y los dos barcos con los que se iniciará la partida.

  DSC_0353 copia      DSC_0349 copia

El objetivo de cada jugador será colocar sus 7 guaridas antes que el resto de jugadores. Para conseguir una guarida tendremos que gastar una ficha de madera, una de lana, una de piña y otra de sable. Estos recursos se conseguirán a lo largo de la partida, en cada turno un jugador tirará un dado, si sale un número del 1 al 5, este número indicará las islas que producen recursos en ese turno, todos los jugadores que tengan una guarida en la orilla de esas islas podrá coger una ficha del recurso correspondiente.

DSC_0357 copia

Si en el dado sale un 6, entra en juego el Pirata Rapaz, podrás colocar este personaje en la isla que quieras de manera que consigues dos fichas de ese recursos y dejas la isla sin producción para los próximos turnos mientras siga este pirata en ella. Además de todo esto tenemos las fichas de Coco, el loro, pagando una ficha de piña, una de sable y una de oro podremos coger una de estas fichas que nos facilitarán un poco nuestro camino a la victoria.

Con todo esto tendremos que ser capaces de colocar todas nuestras guaridas sobre el tablero. Por ejemplo, en la siguiente partida el jugador rojo ha sido el vencedor porque ya tiene puestas sus 7 guaridas.

DSC_0354 copia

Con Catán Junior promoveremos un buen razonamiento lógico y desarrollarán su capacidad de deducción y anticipación.

Estos son dos buenos juegos para iniciar a los peques de casa en el juego de estrategia desde los 4 y 6 años. Dos buenos juegos para poner sus mentes en forma.

Si quieres recibir las entradas del blog directamente en tu mail, rellena este sencillo formulario:

El Almacén de Juegos

El Almacén de Juegos