Juegos para disfrutar en familia

Hoy os traigo tres nuevos juegos que han llegado a nuestras estanterías esta semana. Son juegos sencillos, con pocas normas para poder aprovechar todo el tiempo en jugar y pasar un rato divertido, además de entrenar y mejorar nuestras habilidades visuales. Son juegos con los que podremos disfrutar en familia.

Vamos a ello:

 

Crazy Clack!

crazy_clack

Este juego está formado por 36 discos y 2 dados. Como se puede ver en la imagen de abajo, en cada uno de los discos hay tres dibujos, pueden tener la misma forma o color entre ellos o no.

crazy

Después de colocar todos los discos esparcidos por la mesa, tiraremos los dados. Tenemos un dado con los colores y otro dado con las formas. Al lanzarlos obtenemos una combinación única de color y forma que tendremos que buscar entre los discos. Por ejemplo, en la imagen anterior tendremos que coger todos los discos que tengan un flecha amarilla, sólo podemos usar una mano, cogeremos el primero que veamos y lo colocaremos por encima del próximo que queramos coger y… ¡clack! el imán hará el resto y los discos se irán pegando unos a otros formando una torre.

Cuando no queden más flechas amarillas volveremos a lanzar los dados y seguiremos jugando, con nuestra torre, del mismo modo, haciéndola cada vez más grande. Hasta que se acaben todos los discos.

Los dados tienen una cara en blanco cada uno de ellos. En caso de que saliera la cara blanca de uno de ellos, jugaremos haciendo caso sólo al otro dado. De manera que si sale “rojo” en el dado de los colores y “blanco” en el de los símbolos, podremos coger todos los discos que tengan un dibujo rojo, independientemente de la forma que tenga. Si sale “blanco” en los dos dados… ¡todos los discos valen!

El jugador que más discos tenga en su torre al final de la partida será el ganador.

 

Con este juego estamos entrenando, sobre todo, la figura fondo y los movimientos sacádicos. Todo el rato estaremos buscando una figura sobre un fondo repleto de información con diferentes colores y formas. “Saltaremos” con nuestros ojos de disco en disco buscando la combinación correcta.

También, de una manera muy básica, muy apropiada para los más peques, estamos trabajando el razonamiento lógico, tenemos que jugar con dos cualidades y tenemos que ser capaces de procesarlas por separado y buscar una o la otra.

 

Abejitas Zum Zum

abejitas_zum_zum

En este juego tenemos 6 abejitas de 6 colores diferentes, 6 paneles de miel y 36 cartas en las que puede aparecer una abejita de alguno de los 6 colores, un panal o un oso.

abejitas zum

Al inicio de la partida colocaremos cada abeja dentro de su panal de miel, intentando memorizar en qué panel está cada una de las abejas.

zum zum

Por turnos, se irán sacando las cartas, puede pasar una de estas 3 cosas:

Si has sacado una abeja, mira su color e intenta recordar bajo qué colmena estaba. Levanta la colmena que creas correcta, si la abeja de debajo es la que estabas buscando vuelve a taparla y llévate la colmena para colocarla frente a ti. Si no es el color que esperabas vuelve a tapar la abeja y deja el panal donde estaba.
Si crees que la abeja que buscas está en una de las colmenas de uno de tus contrincantes, levanta esa colmena y, si aciertas,  te quedas con su colmena. Por último si está en una de tus colmenas y la descubres correctamente, consigues un turno extra para seguir jugando.

Si sacas una colmena, ¡has tenido suerte! Coge una de las colmenas que haya en la mesa, sin mirar qué abeja hay debajo y colócala frente a ti. Si no quedan colmenas en la mesa, le puedes robar una a uno de tus adversarios.

Si sacas un oso… ¡qué mala suerte! Tendrás que devolver una de tus colmenas al centro de la mesa.

Ganará la partida el jugador que llegue a 4 colmenas frente a é. SI se acaban las cartas antes de que esto pase, ganará el jugador que más colmenas tenga en ese momento.

 

Con este juego estamos trabajando, sobre todo la memoria visual. ¿Serás capaz de recordar dónde está cada una de las abejas?

 

Serpentina

serpentina

Un juego de cartas rápido y sencillo. Podemos encontrar en cada una de las cartas, una cabeza, una cola o un trozo del cuerpo de la serpiente. Cada una de ellas de diferentes colores.

Serpentina_5

También hay dos cartas especiales que actúan como comodín y “casan” con todos los colores:

Serpentina_6

Al inicio de la partida tendremos que barajar todas las cartas, colocarlas en forma abanico, boca abajo, sobre la mesa y colocar una de ellas boca arriba en el centro. El primer jugador cogerá una de las cartas del abanico, si puede colocarla junto a la carta que está ya boca arriba lo hará, si no se puede, colocará la carta en otro lado de la mesa para que se pueda jugar con ella en alguna otra ronda.

El siguiente jugador hará lo mismo y, de esta manera, se irán alargando y completando las serpientes. Para que una serpiente esté completa tiene que tener cabeza, cola y, al menos, una parte de cuerpo. Da igual cuántos colores tenga siempre y cuando los colores que se están tocando coincidan.

Cuando un jugador termina una serpiente, ya sea poniendo la cabeza o la cola, o uniendo dos serpientes incompletas que ya tuvieran cabeza o cola respectivamente, podrá coger esa serpiente y ponerla frente a él.

Serpentina_4

Se seguirá jugando hasta que se acaben las cartas del abanico. En este momento se cuentan las cartas que tiene cada jugador frente a sí, formando serpientes completas. El jugador que más cartas tenga será el ganador, en caso de empate gana el jugador con las serpiente más larga.

 

Con este juego estaremos entrenando nuestros movimientos sacádicos y el rastreo visual. Tendremos que revisar todas las serpientes que hay sobre la mesa para poder colocar nuestra carta en la mejor de las opciones que tengamos en cada momento.

 

 

Si quieres recibir las entradas del blog directamente en tu mail, rellena este sencillo formulario:

El Almacén de Juegos

El Almacén de Juegos

Sí!! Se puede jugar a Juegos de Estrategia con niños muy pequeños.

Mucho se sabe y se conoce de juegos de estrategia para jóvenes, adultos y niños a partir de los 8 ó 10 años, pero, ¿qué pasa con los niños que son más pequeños? ¿Tienen que esperar a cumplir los 10 años para poder disfrutar de una tarde de estrategia en familia?

Devir se ha hecho cargo de ellos y ha adaptado dos de sus juegos estrella para ello. Catán y Carcassonne JUNIOR son una realidad, juegos recomendados a partir de 6 y 4 años respectivamente. Los famosos juegos de estrategia simplificados con normas adaptadas a las mentes más jóvenes de la casa. Lo que no quiere decir que los adultos no puedan pasar buenos ratos con ellos.

En Carcassonne Junior nos olvidaremos de estar contando puntos y de intentar adivinar qué granja será la más productiva al final de la partida. Aquí todo es más sencillo. Cada jugador comienza la partida con 8 muñecos de madera de un color determinado, cada jugador tiene su propio color. Además tenemos una serie de cuadrados de territorio que colocaremos en una torre y dejaremos boca abajo sobre la mesa. Por turnos se irán cogiendo estás piezas de terreno y colocando de manera que se toquen por uno de sus lados y continúe el dibujo de uno en el siguiente.

DSC_0379 copia

En esta versión gana el jugador que antes consiga colocar todos sus muñecos sobre el tablero. En las piezas de territorio hay dibujados niños con los colores de 4 jugadores que corretean por los caminos. Caminos a los que tendremos que estar muy atentos porque, cuando uno de ellos esté terminado, podremos poner sobre él tantos muñecos de cada color como estén dibujados.

DSC_0373 copia

Con Carcassonne Junior los más peques de la casa podrán pasárselo en grande mientras desarrollan su mente, desarrollan su capacidad de visualización y anticipación, además de practicar el rastreo visual.

Por su parte, Catán Junior nos traslada al mundo de los piratas. En esta versión no somos colonos recién llegados a una isla sino temibles piratas que viven en su guarida entre islas. En este juego tenemos un tablero de doble cara, una para dos jugadores y la otra para 3 y 4. En ambos tableros tenemos marcados dos círculos y dos barcos con los colores de cada jugador, serán las guaridas y los dos barcos con los que se iniciará la partida.

  DSC_0353 copia      DSC_0349 copia

El objetivo de cada jugador será colocar sus 7 guaridas antes que el resto de jugadores. Para conseguir una guarida tendremos que gastar una ficha de madera, una de lana, una de piña y otra de sable. Estos recursos se conseguirán a lo largo de la partida, en cada turno un jugador tirará un dado, si sale un número del 1 al 5, este número indicará las islas que producen recursos en ese turno, todos los jugadores que tengan una guarida en la orilla de esas islas podrá coger una ficha del recurso correspondiente.

DSC_0357 copia

Si en el dado sale un 6, entra en juego el Pirata Rapaz, podrás colocar este personaje en la isla que quieras de manera que consigues dos fichas de ese recursos y dejas la isla sin producción para los próximos turnos mientras siga este pirata en ella. Además de todo esto tenemos las fichas de Coco, el loro, pagando una ficha de piña, una de sable y una de oro podremos coger una de estas fichas que nos facilitarán un poco nuestro camino a la victoria.

Con todo esto tendremos que ser capaces de colocar todas nuestras guaridas sobre el tablero. Por ejemplo, en la siguiente partida el jugador rojo ha sido el vencedor porque ya tiene puestas sus 7 guaridas.

DSC_0354 copia

Con Catán Junior promoveremos un buen razonamiento lógico y desarrollarán su capacidad de deducción y anticipación.

Estos son dos buenos juegos para iniciar a los peques de casa en el juego de estrategia desde los 4 y 6 años. Dos buenos juegos para poner sus mentes en forma.

Si quieres recibir las entradas del blog directamente en tu mail, rellena este sencillo formulario:

El Almacén de Juegos

El Almacén de Juegos