MIL (1049)

HL0032

Nuevo

Año 1049. Tu familia lucha por conseguir prestigio e influencia en pleno medievo. ¿Lo conseguirás? 

En MIL puedes cosechar tus tierras para obtener recursos y reclutar soldados. Pero, sobre todo, tienes que asegurarte de que tu linaje se perpetúe. Si consigues un heredero puedes casarlo con la hija de otro jugador: el que ofrezca la mejor dote, claro. No olvides que durante la partida tus caballeros morirán o se retirarán y sus hijos deberán ocupar su lugar.

Conocer las intrigas de la corte te ayudará a conseguir influencia y vasallos, mientras que en el mercado podrás comerciar y reclutar los trabajadores necesarios para construir un castillo. ¿Ir a la batalla para conseguir nuevas tierras o ayudar a la curia a levantar la catedral? La abadesa del monasterio puede bendecirte con influencia, mientras los ecos de las cruzadas resuenan en tierras lejanas con canciones de gloria y honor.

No hay un único camino que conduzca a la victoria. ¿Cuál escogerás?

Más detalles

40,00 €

Más

Nº de jugadores: de 2 a 5.

Tiempo aproximado de juego: de 60 a 120 minutos.

Edad recomendada: adultos y niños a partir de 12 años.

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

MIL (1049)

MIL (1049)

Año 1049. Tu familia lucha por conseguir prestigio e influencia en pleno medievo. ¿Lo conseguirás? 

En MIL puedes cosechar tus tierras para obtener recursos y reclutar soldados. Pero, sobre todo, tienes que asegurarte de que tu linaje se perpetúe. Si consigues un heredero puedes casarlo con la hija de otro jugador: el que ofrezca la mejor dote, claro. No olvides que durante la partida tus caballeros morirán o se retirarán y sus hijos deberán ocupar su lugar.

Conocer las intrigas de la corte te ayudará a conseguir influencia y vasallos, mientras que en el mercado podrás comerciar y reclutar los trabajadores necesarios para construir un castillo. ¿Ir a la batalla para conseguir nuevas tierras o ayudar a la curia a levantar la catedral? La abadesa del monasterio puede bendecirte con influencia, mientras los ecos de las cruzadas resuenan en tierras lejanas con canciones de gloria y honor.

No hay un único camino que conduzca a la victoria. ¿Cuál escogerás?

Escribe tu opinión